Publicado: 28 de Diciembre de 2016 a las 13:36

Top secret: el after sun debe ser una de tus principales armas femeninas. 

El sol está a pleno rendimiento y, en el mes de julio, nuestra melanina también. Y es que pasamos muchas (demasiadas) horas tomando el sol. Estar bronceadas en verano es un must. Y en esta época, nuestro cabello es el gran damnificado.

Qué pena que no se enrojezca, como la piel, avisándonos de que lo estamos quemando. Desgraciadamente, el cabello no emite ninguna señal de alarma, así que más vale prevenir que curar.

Y, precisamente, para que no tengas que curar, hoy queremos contarte las bondades de la protección capilar y, para eso, únicamente te pedimos una única virtud: la constancia.

CUIDA TU CABELLO DE LAS AGRESIONES PROPIAS DEL VERANO: SOL, VIENTO, CLORO, SAL…

Después de una jornada maratoniana de sol, nuestro cabello luce bastante deteriorado. Ha estado expuesto a la radiación solar, al salitre, el viento o el cloro y eso por no mencionar que lo recogemos con el pelo muy húmedo y sin desenredas, que no lo aclaramos después del baño… Todo son agresiones a las que no está acostumbrado.

Por eso, nuestro haircare es fundamental para nosotras, debemos cuidar con más mimo nuestro cabello en el periodo estival, especialmente si lo tenemos coloreado.

En general, en verano se vuelve más débil y quebradizo, pierde brillo y flexibilidad a causa de la deshidratación y nuestra coloración pierde luminosidad. Para evitarlo, es tan importante usar un protector solar como disponer en casa de un tratamiento after sun adecuado para revitalizar el cabello tras la jornada playera.

A veces nos conformamos con llegar a casa y lavarnos el cabello como hacemos habitualmente. Esto es un error, no podemos cuidar nuestro cabello usando un único producto, sería un tratamiento del todo incompleto, menos aún si tenemos el cabello dañado.

Lo mejor para cuidar el cabello dañado por los agentes externos y sanearlo en profundidad es seleccionar varios productos específicos para su aplicación después de la exposición solar, por ejemplo, los de la gama Color Extend Sun de Redken, que dispone de protección solar, champú, acondicionador y mascarilla.

UN CAMINO DE CUATRO PARADAS: PROTECTOR SOLAR, CHAMPÚ, ACONDICIONADOR Y MASCARILLA

La ruta consiste en comenzar por el protector solar y, al llegar a casa, usar el champú para una limpieza en profundidad y para eliminar restos de sal perjudiciales para el cabello, después el acondicionador, que aportará la nutrición necesaria para que el cabello recupere un aspecto más saludable y, por último, la mascarilla, con la que conseguirás reparar la fibra capilar y regenerar las puntas secas o abiertas.

PROTEGE EL CABELLO COLOREADO CON PRODUCTOS ESPECÍFICOS

Para proteger el cabello, lo mejor es disponer de productos que contengan keratina, ceramidas, aceite de mango y filtros UV, con estos componentes aportarás mayor hidratación y luminosidad al cabello, conseguirás nutrirlo y regenerarlo y mantendrás el color del cabello si lo tienes coloreado.

Ojo, porque estos cuidados son indispensables en coloraciones permanentes y adquieren una mayor relevancia en los casos de coloraciones temporales.