Publicado: 28 de Diciembre de 2016 a las 15:13


  1. Con el pelo húmedo, aplica una dosis de Pillow Proof Blow Dry de Redken y peínalo. El spray funciona como una manta térmica que prepara el cabello y previene la rotura, así conseguirás proteger el pelo del calor y acortar el tiempo de secado.
  2. Utiliza un texturizador termoactivo que aporte textura, como el de la gama Fabricate 03 que se activa con el calor aportando cuerpo y volumen.
  3. Con el secador, dirige la corriente de aire desde la frente hasta la parte posterior de la cabeza mientras usas tanto tus dedos como un cepillo para acomodar el pelo y que se seque en la misma dirección.
  4. Una vez el pelo esté completamente seco, utiliza un spray de alta fijación en la parte superior de la cabeza para aportar brillo, textura y hacer el hairstyle inamovible (¡sea cual sea la meteorología!). Con los dedos, recoge el pelo en una coleta a la altura de la nuca y asegurala con un elástico.
  5. Para darle movimiento a las puntas, utiliza unas planchas de pelo y ve trabajando pequeños mechones por separado.
  6. Por último, vuelve a pulverizar una laca fijadora en la parte superior y también a la altura del recogido para un extra de brillo y fijación.